Una empresa de EE UU empieza a fabricar tumbas interactivas con código QR
28.04.12

Con un teléfono se puede acceder a un recopilatorio en homenaje al difunto. La lápida tiene un coste extra si lleva el indicador para el código QR.

Un pequeño código QR inscrito en una pieza incrustada en una tumba puede permitir a los familiares y allegados del fallecido acceder instantáneamente de forma interactiva con un recopilatorio sobre el ser querido. Randy Allen puede llevar a sus hijos al cementerio y hacer algo más que contarle historias sobre su bisabuela. Ahora puede enseñarles fotos con un simple escaneo de teléfono.
 
 
Randy Allen es el propietario de la empresa de Crawfordsville, en el estado de Indiana (EE UU), que desde hace poco ha comenzado a distribuir este tipo de tumbas, según publica en su web Fox59 News. Es el primer distribuidor autorizado que puede vender tumbas de última tecnología que son producidas por la compañía Making Everlasting Memories (en español, vendría a llamarse Fabricantes de recuerdos para toda una vida).
 
 
 
La idea de combinar el homenaje físico y virtual ha despertado interés por todas partes, según Allen. "Desde California hasta Nueva Jersey, Nueva York... En todo EE UU", ha apuntado Allen.
 
 
 
La nueva tumba lleva un marcador de pocos centímetros y forma cuadrada que lleva inscrito el código QR. Todo lo que se necesita para tener acceso al contenido es un smartphone que escanee el código de la tumba.
 
 
 
La página a la que redirige incluye una biografía, un libro de dedicatorias, piezas de audio y fotos. Los seres queridos del fallecido puede personalizar la información que aparece en las páginas. "Se puede actualizar en cualquier momento, cambiar las fotos y los mensajes de audio", ha apuntado Allen. Se puede incluso subir una película.
 
 

La pieza con el código se puede colocar "enfrente de la lápida, detrás, en los laterales, en cualquier lugar", gracias al reducido tamaño de la ficha. "Solo tiene que estar en un lugar que sea accesible para su escáner", ha concretado.
 

La empresa de Allen está colocando este código QR en prácticamente la mitad de las tumbas que distribuye y asegura que ha comprendido el éxito de la fórmula, que tiene un coste extra sobre la lápida, cuando lo utilizó en la muerte de su abuela. "Me proporciona a mí y a mis familiares una manera de compartir su vida", ha comentado.

Copygright 2009 DiarioCero | Todos los derechos reservados. Diseñado por